El sistema digestivo es un conducto constituido por diferentes órganos encargados de procesar los alimentos para obtener lo mejor de ellos.

La aplicación del Shiatsu en la zona abdominal ayuda a mantener los órganos y vísceras flexibles, lo que les permite tener un mejor funcionamiento. Cuanto éstos están duros o rígidos es señal de desorden; por ello la presión sobre cada uno de ellos ayuda a mejorar el tono de los mismos. También el Shiatsu, a través de los estímulos de presión sobre el Sistema Nervioso Autónomo, ayuda a equilibrar el proceso digestivo. Se sabe que el sistema parasimpático estimula la secreción gástrica mientras que el sistema simpático lo inhibe. Así, equilibrando el SNA, mejoramos el proceso de la digestión.

FB IN TW